jueves, 27 de noviembre de 2014

Medalla Fields para Latinoamérica.


Medalla Fields para Latinoamérica



Artur Avila

América Latina se metió por fin, en la élite de las Mates, a nivel mundial. El pasado 13 de agosto tuvimos al primer latinoamericano en obtener el mayor reconocimiento de las matemáticas: La Medalla Fields

Artur Ávila Cordeiro de Melo, brasileño y francés, salido del prestigioso y orgullo del Brasil, IMPAl Instituto Nacional de Matemática Pura e Aplicada y  posteriormente egresado del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS, Francia).  Educado inicialmente en su natal Brasil, terminó su doctorado en el IMPA con 21 años para seguir con su carrera post - doctoral en París. Sus trabajos han revolucionado la teoría de los sistemas dinámicos; esta es la rama de las matemáticas que estudia sistemas que evolucionan en el tiempo , un enfoque asi de sencillo nos daría la impresion que es, todo en la naturaleza, con el limitante que se los aborda en base a una serie de reglas. Ejemplos de estos son: el movimiento de los planetas, las bolas de billar, o el crecimiento de las poblaciones. Recibió el premio y en ese acto se lució hace pocos meses dando una conferencia plenaria en el Congreso Internacional de Matemáticos (ICM) de Seúl.

Edificio del IMPA-Brasil

A los 16 años, cuando todavía se encontraba en secundaria, Ávila (Río de Janeiro, 1979) ingresó en una maestría del Instituto Nacional de Matemática Pura y Aplicada (IMPA), en su ciudad natal. Seis años después había completado su doctorado.

Viajó a Seúl para llevar el honor indescriptible -me imagino- de recibir la medalla Fields, concedida cada cuatro años a investigadores menores de 40 por la Unión Internacional de Matemáticas, y considerada, el Nobel de las Matemáticas. Junto a él obtuvieron el premio la iraní Maryam Mirzajani ( en la foto, y de paso la primera mujer en ganarlo) y otros dos profesores universitarios. El galardón a Artur, se le concedió por sus aportaciones a los estudios de sistemas dinámicos.

Maryam Mirzajani- Medalla  Fields 2014


 Extracto de una entrevista a EL PAIS, de España.
—¿Podría explicar su trabajo a un lector normal?
Se trata de estudiar la evolución de un sistema a lo largo del tiempo. Su comportamiento puede ser regular, pero también se pueden producir pequeños cambios que modifiquen de manera diferente el sistema. Popularmente se conoce como efecto mariposa.

Se equivocan quienes piensan que para una ciencia aparentemente muy estricta sea necesario meterse a estudiar en un aula durante horas. Ávila prefiere trabajar en la playa. “El sonido del mar me ayuda a concentrarme”. Solo acude a una oficina cuando está con otras personas que lo prefieran. De lo contrario, le gusta ir a dar un paseo o tomarse algo en un café. “Busco siempre un ambiente relajado. Cualquier situación así es propicia para hablar de números”. 

Sus estudios no buscan una aplicación práctica. “Eso es un trabajo difícil. No podría hacerlo porque no es lo mío”. Lo suyo es la matemática pura. La gente podrá ver que también en Brasil se investiga a un alto nivel

El interés de Ávila por las asignaturas científicas le viene desde niño. Sin embargo, fueron las Olimpiadas de Matemáticas de Brasil en 1995, en las que participó siendo un adolescente, lo que despertó su pasión por esta disciplina. En esa ocasión ya destacó entre miles de estudiantes. “Sirvieron para dirigir mi interés. Me volví más entusiasta. La competición tiene ese efecto. Y después de ella, me pusieron en contacto con el IMPA”.

En este centro de excelencia, escondido en medio de un bosque, acudió a un curso de verano. Y ese mismo año comenzó su maestría en dicha institución. “Dejé de lado los estudios en el colegio, no me resultaban muy difíciles. Tenía bastante claro qué quería hacer y estaba muy enfocado”. Completaba su segundo año de estudios cuando comenzó el grado en Matemáticas en la Universidad Federal de Río de Janeiro. La legislación brasileña solo permite tener el certificado de postgrado tras completar el grado. “Así que lo hice por una formalidad, para tener el diploma”.

—¿Qué hay que hacer para que otros jóvenes se interesen por la asignatura?
Las matemáticas son una de las actividades más creativas. Se puede apostar por problemas más imaginativos y no por la aplicación repetitiva de fórmulas memorizadas.
Con solo 22 años, Ávila ya había concluido su doctorado. Luego decidió marcharse por “motivos personales” al Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS), en París. “Tuve la suerte de irme al sitio con el mayor número de matemáticos del mundo. Tardé un poco en adaptarme al nuevo ambiente, pero se complementaba bastante con lo que hacía antes”.
Estuvo cinco años dedicándose a sus investigaciones solo en Francia, pero ahora tiene un régimen de trabajo que le da libertad para elegir dónde quiere estar. “La mitad del año la paso en Brasil y la otra en París. No tengo obligaciones docentes. Y por razones obvias prefiero estar en Río durante su verano”. Investiga tanto para el IMPA como para el CNRS y coopera con matemáticos de todo el mundo. Quienes trabajan con él aseguran que es una persona muy abierta y colaboradora, que agota todas las posibilidades hasta conseguir solucionar un problema.

Y entonces le dieron la medalla Fields.
—¿Qué importancia tiene el premio para Brasil y para América Latina?
Que las personas vean que mi país hace investigación de alto nivel. Y que es posible llegar lejos con objetivos claros y dedicación.

—¿Había mucha presión?
Sí. No me había propuesto ganar el premio, pero muchos lo esperaban. Era una presión siempre muy presente.


Después de una semana en Seúl, donde acudió a varias conferencias, Ávila solo piensa en seguir divirtiéndose con las matemáticas. 


miércoles, 12 de noviembre de 2014

La increíble anécdota entre Diego Rivera y Mr. Rockefeller

El Mural del "30 Rock"


Este mural en si ....ya es bastante extraño. Pero lo que les voy a comentar sobre él, lo hará aún mas interesante.

El Rockefeller Center, es un centro de negocios que comenzó en 1920, cuando el magnate del petróleo John D. Rockefeller (1839-1937) decidió construir un complejo de edificios en el Midtown Manhattan, de paso, su barrio. En aquella época, residía en la Calle 54, y quería impulsar el distrito mediante el desarrollo de nuevas actividades económicas. Rockefeller decidió invertir parte de su fortuna en proyectos inmobiliarios, como ya lo había hecho en la financiación de la construcción de la iglesia de Riverside, en Morningside Heights, D. Rockefeller decidió que el Rockefeller Center incluyera un teatro de ópera y sus edificios complementarios.


Jhon Davidson Rockefeller

El lugar escogido para la construcción del Rockefeller Center pertenecía desde 1814 a la Universidad de Columbia. La zona estaba edificada por aquel entonces con viviendas que se encontraban en alquiler. John Davison Rockefeller, el padre del proyecto, cambió su mente después de la Gran Depresión de 1929,  para obtener un arrendamiento más favorable, causaron que Rockefeller se decida por el proyecto; lamentablemente falleció antes de concluir su proyecto, ya que la obra se concluyó en 1937, después de su muerte. Por tanto, fue su hijo y sucesor, John Davison Rockefeller Jr. (1874-1960), quien desarrolló el proyecto entre 1929 y 1940. Tomó cargo de la realización del complejo como único dueño.


El 30 Rock


El edificio principal del complejo, fue sede de General Electric  -GE-, la compañía mas grande del mundo, y construido en 1933 por Raymond Hood, un arquitecto famoso de art decó, quien dirigió un equipo de arquitectos . Fue nombrado el Edificio Radio Corporation of America RCA por su inquilino principal. 


En su construcción


Tiene el honor de ser el primer edificio en ser construido con los ascensores agrupados en el núcleo central. Durante la construcción, el fotógrafo Charles Clyde Ebbets tomó la fotografía famosa Lunch atop a Skyscraper ("Almuerzo sobre un rascacielos") en el piso 69. La National Broadcasting Company, NBC,  también tiene actualmente en su espacio a  la General Electric.

Almuerzo en un rascacielos

La oficina de la familia Rockefeller ocupó la sala 6500 en el piso 56. Este espacio es actualmente ocupado por Rockefeller Family & Associates, abarcando la área entre el piso 54 y el piso 56. En 1985, el edificio oficialmente adquirió su estado como un monumento nacional y fue renombrado como el Edificio GE en 1988, dos años después de la re-adquisición de RCA por GE.



Leyenda en el "30 ROCK"

Pues bien, resulta que el mexicano Diego Rivera era uno de los pintores mas famosos de la época y a este John D. Rockefeller, le encarga pintar el mural para el lobby del Edificio.

El muralista mexicano, pintaría un mural gigante para decorar el gigantesco vestíbulo del Rockefeller Center, que acababa de erigirse en Nueva York. La pretensión de Rockefeller era que los visitantes hicieran un alto en el camino y se detuvieran a pensar; el indómito Rivera creó ‘El hombre en el cruce de caminos’ un mural lleno de simbolismo. Lo incomprensible del hecho , es que Rivera incluiyó rasgos comunistas,  en el que aparecían Trotsky, Lenin y el mismísimo Marx, en la entrada del cuartel general uno de los mayores iconos del capitalismo. 


Diego Rivera

Rockefeller al verlo , previo a la inauguración, intentó que Rivera reemplazara la cara de Lenin por la de un trabajador anónimo, pero el pintor se negó, indicando que preferiría no cobrar el pago , antes que retirar o modificar su idea original.


El mural fue finalizado el 22 de mayo de 1933, y presenciado en el dia de la inauguración del edificio emblemático; luego fue inmediatamente cubierto por una lona y ocho meses después, a principios de 1934, Rockefeller ordenó a los obreros que destruyeran el mural, una acción que fue calificada como “vandalismo cultural” por el mexicano.

Por fortuna, un asistente de Rivera había fotografiado el proceso de elaboración del mural, y Rivera pudo usar las imágenes para repintar la obra, aunque a mejor tamaño, en el Palacio de Bellas Artes de México DF, donde fue renombrado como ‘El hombre, controlador del Universo’.

Ahora el controvertido mural de Rivera, así como otros cuatro ciclópeos frescos del pintor, podrán verse de nuevo en Nueva York, concretamente en el MOMA, (Museo deArte Metropolitano d e Nueva York) que ha reunido la obra del artista en la exposición ‘Diego Rivera: Murales para el Museo de Arte Moderno’.

Vaya artista...

Un abrazo.