miércoles, 3 de octubre de 2012

Curiosidades de la politica ecuatoriana



LA NIÑEZ Y LA POLITICA

Cuando niño, lo que menos le preocupa a uno es el tema de “la política”. Definitivamente se tienen otras prioridades: jugar, andar en bici, los “deberes”, ir de paseo, ver TV y esas cosas. En definitiva uno asume que el resto de las cosas son “de mayores” y asi debe ser. A medida que va uno creciendo se forma un criterio sobre los aspectos relacionados con las mujeres, el barrio, deportes, la educación, el agua, la salud, las calles, los políticos y demás aspectos relacionados con la normal convivencia de la sociedad.  Con el común denominador a mi entender y las mismas prioridades: Vivir bien y mejor cada vez.

Pasada esa etapa y dependiendo del tipo de información que nos hayamos suministrado de acuerdo a los de medios de confianza, nos formamos un criterio de…. “mas o menos” como debería funcionar la sociedad. Y es aquí donde se aprecia en toda su dimensión la afirmación hecha por Rene Descartes hace unos 3 siglos de que : “No existe una cosa mejor repartida en este mundo que la Razón. Todos creen tener suficiente”. Una verdad inmensa. Y esto se siente en cualquier conversación en la que participamos o discurso de aquellos que tienen el poder.
Pero al ver nuestra realidad yo me pregunto : si los objetivos de vivir bien, sanos y felices no ha cambiado: ¿Que es lo que pasa que entre nosotros que no logramos ponernos de acuerdo para fines sociales comunes?

Al revisar algunas de los actos de pre campaña electoral se me aclara un poco el panorama. Cito este ejemplo: Que tipo de sociedad nos esperaría de un gobierno presidido por alguien que ofrece rifar entre aquellos que asistan a un mitin: Una casa, un auto, una beca y “un puesto de trabajo”, a aquellos que asistan a un mitin politico. Es esa una estrategia “compravotos” para captar el poder?. He leído, también afirmaciones de los asesores de la misma línea política, al cual se le cobran impuestos atrasados al  hombre mas rico del Pais, en las que desechan el cobro sin presentar un solo dato. Que ironía. Será que algunos pierden los valores y la perspectiva natural de la niñez?. Difícil saberlo.

Por si fuera poco nunca se tiene claro como, alguien sin conocer el sujeto , ni el “predicado” de una afirmación, se define de “oposición”. Oposición a que?. Me parece una posición desde el punto de vista filosófico que carece de lógica: “Yo soy de la oposición”. Traten de explicarse a uds. mismos siendo de 9 años, que significa esa frase de 5 palabras y me cuentan. En todo caso recomiendo que nos vayamos 10 minutos a la playa a ver jugar un grupo de niños, tal que entre la inmensidad del mar y la naturalidad de los pequeños reconstruyamos nuestras prioridades de vida.
  
Un Abrazo.